Reseña

LOS VALIENTES de ROBERTO DE PAZ (ED. SALTO DE PÁGINA)

 

El argumento es apasionante, como es la historia que cuenta: Tirso y David son los hijos de uno de los astronautas que se desintegró en el aire junto con sus compañeros en un transbordador espacial, en su reentrada a la atmósfera. Y esta es la historia, entre otras cosas, de cómo sobrevivieron al accidente, a la muerte del padre, sus hijos, junto con Julia, la madre, la mujer del astronauta, William Gibbon.

Y cada uno lo hace como puede. Julia, la madre y esposa, una física brillante, rompe con su mundo anterior y se dedica a intentar fotografiar al espíritu de su marido, desde el principio, y se pierde entre sus cámaras y el sonido del diafragma cerrándose, periódicamente. David descubre la escalada, el valor de la cordada, y cuando tiene que dejar de escalar, se recluye en un piso patera, donde intenta construir la máquina del movimiento perpetuo. Tirso termina siendo un trabajador social, comprometido, combativo, bueno. Y entre ellos está Helena, la maravillosa Helena, que sufre los malos tratos y la violencia de su padre, y que lleva toda la vida huyendo pero que encuentra en Tirso y en David a su única familia, que busca el amor y la ternura, pero casi siempre lo único que ha encontrado son golpes.

Pero lo extraordinario de esta novela es cómo están contados esos personajes, con la pasión, con la precisión que están cincelados, las escenas poderosas, cómo está contada la historia, y cómo la estructura no lineal de la novela nos va llevando atrás y adelante para explicarnos porqué los valientes son los que deciden huir, los que deciden enfrentarse pero comprometiéndose, los que de verdad quieren cambiar las cosas.

Porque la novela habla, sobre todo, de eso: de la utopía, de lo que podríamos haber construido y no hemos hecho, de la especie tan destructiva que somos y de cómo es posible la libertad. Y lo hace a través de los sentimientos de los personajes, de las luchas, de la profundidad de la desesperación, y aún así, del valor. Es una novela dura, llena de dolor, de sufrimiento, de pena, pero también llena de esperanza. La primera parte de la novela es fantástica.

Además, la novela cuenta la historia de Rudo, un hombre que desde muy joven ha buscado la utopía. Y lo ha hecho de verdad, emprendiendo viajes alucinantes en busca de lugares legendarios donde podía darse una sociedad libre, social, justa. Y recorre el mundo para terminar en un piso de Madrid, haciendo un butrón para acceder a un cine abandonado y creando el Club de los Oficios Inútiles.

Por eso no puedo dejar de recomendar que os dejéis llevar por la utopía y antes de huir, como los valientes, hacia una sociedad posible, más justa, antes de que el mundo, tal y como lo entendemos, se acabe y termine por destruirse, os leáis esta novela tan especial, y la disfrutéis tanto como la he disfrutado yo.

Anuncios